Musicales
El reto más completo, el más difícil

Hacer musicales debería estar prohibido por prescripción médica. Es una experiencia titánica, a ratos desbordante. Aúna el canto, la interpretación y la danza. Quizá por eso hay tan pocos actores capaces de dedicarse al teatro musical. Necesitas ser un artista completo, curtido en distintas disciplinas y dado que la cultura del esfuerzo cada vez está más de capa caída, dudo mucho que en España aparezcan especímenes capaces de brillar en este mundo.

Montar un musical original requiere de una fe ciega en lo que tienes entre manos.  Requiere de un equipo muy bien engrasado, donde todos remen en la misma dirección, donde todos controlen sus egos. Para mí, mezclar gente amateur y profesional ( aunque a veces no sepa diferenciarlos) es una bomba de relojería que si consigues controlar, el resultado puede ser maravilloso. La experiencia de unos con la ilusión de otros...Indescriptible. 

Nunca valoraré como se merece el que se monten musicales no originales. Para mí es el camino fácil, lo que ya se ha visto. Necesito del proceso de creación para sentir que avanzo. Es una opinión muy personal y controvertida, lo reconozco, pero es lo que siento. Si no lo puedo hacer mejor que el original, para mí no tiene sentido el esfuerzo. Las consecuencias de esta filosofía no son pocas, entre las cuales se encuentra que muchas personas no vayan a verlo porque no les "suena".

Valoro por encima de todo el guion del musical y casi siempre es lo que menos se trabaja. Quizá mis musicales de referencia sean "Los miserables", "El fantasma de la ópera",  "Follies" y "Hairspray", por diferentes razones. Pues bien, hasta en estos me chirrían los guiones, a veces demasiado al servicio de la música, a ratos suenan artificiales, huecos, impostados.

Agradezco a todos los miembros de la Asociación de teatro musical " Believe" por haberme ayudado a crecer en el teatro musical, por transmitirme su fuerza y su dedicación. Espero seguir aprendiendo con este género, porque, dando con las teclas precisas, resulta una experiencia conmovedora.